Este blog es un espacio para pensar, construir, deconstruir, analizar, meditar, cognocer, metacognocer, reflexionar, observar, interiorizar, exteriorizar, encarnar, criticar y trascender nuestros procesos de evaluación

viernes, 4 de diciembre de 2009

ACCIONES DE SEGUIMIENTO PARA EL MEJORAMIENTO DE LOS DESEMPEÑOS DE LOS ESTUDIANTES DURANTE EL AÑO ESCOLAR

Partiendo de la realidad en el aula de clase, en donde cada estudiante es un ser único e irrepetible que posee un ritmo y estilo de aprendizaje propio, es pertinente que los docentes de la Institución Educativa Gustavo Matamoros D’Costa tengan presente los siguientes aspectos:

a) Al iniciar el año escolar cada docente en su asignatura deberá aplicar a sus estudiantes una prueba diagnóstica que le permita identificar fortalezas y debilidades. Desde este diagnóstico el docente podrá planear e implementar las metodologías necesarias que le permitan llevar a cabo su planes de estudios.

b) Durante el transcurso de los periodos académicos el docente estará al tanto de los procesos de aprendizaje desarrollados por sus estudiantes, de tal manera que continuamente esté retroalimentando las fortalezas y debilidades que encuentre en cada uno de ellos y que les permite o bien les obstaculiza la asimilación de los logros propuestos.

c) Entre la quinta y la sexta semana del periodo académico, los docentes de grado, tendrán la posibilidad de reunirse para analizar los procesos de enseñanza y aprendizaje de cada uno de los estudiantes, a nivel conceptual y actitudinal, con el fin de crear estrategias que les permita atacar debilidades y potenciar fortalezas, De estas reuniones deberá surgir un plan de mejoramiento que busque la consecución de los logros propuestos en cada una de las asignaturas, de todos los estudiantes, reduciendo al máximo la mortalidad académica.

d) Cuando un docente detecte problemas de aprendizaje o de actitud en alguno de sus estudiantes, deberá proporcionarle todos los medios y estrategias para que superé dichas dificultades, antes de terminar el periodo académico y dejar evidencia de las actividades realizadas.

e) Cuando un estudiante presente una actividad académica que no sea examen (tareas, trabajos, consultas, proyectos, etc.) que no cumpla con los requerimientos exigidos de calidad y presentación podrá corregirlo, si lo desea, dentro de los cinco primeros días hábiles y demostrar al docente la superación de las debilidades que no le permitían que su trabajo fuera excelente.

f) Los educandos que no asistan a la Institución pero que presenten una excusa firmada por su acudiente con o sin anexos, tendrán la oportunidad de presentar los deberes y exámenes pendientes en común acuerdo con el docente.

g) Los educandos que no asistan a la Institución y tampoco presenten excusa que justifique su ausencia o bien, sin autorización del docente, no se presentaron a la clase, no podrán presentar los deberes y exámenes acordados para ese día y hora.

h) La última semana de cada uno de los periodos académicos se dedicará exclusivamente para apoyar a los estudiantes con actividades complementarias de superación, refuerzo y profundización. Esto significa que después de realizar las actividades de evaluación, los estudiantes de un determinado curso conformarían tres grandes grupos, cada uno con su actividad correspondiente. Esta es una forma de desarrollar el principio de la inclusión social en los procesos de evaluación[1].

i) Las actividades de superación buscarán primero que todo detectar las cusas posibles por las cuales un estudiante no ha alcanzado los logros propuestos, entre las cuales se pueden analizar: el bajo ritmo de aprendizaje, la baja motivación, la desconcentración debido a situaciones socio-afectivas, las metodologías utilizadas o la poca atención que se le puede estar prestando a los estudiantes. De lo que se trata es de aplicar el principio de la equidad para favorecer a aquellos estudiantes que presentan dificultades en su proceso de aprendizaje. Es de aclarar que durante o después de las actividades de superación se deben aplicar actividades de evaluación con el fin de verificar el alcance de los logros por parte de los estudiantes.

j) Mientras los estudiantes con dificultades trabajan en actividades de superación, los evaluados con nivel de desempeño básico pueden trabajar en actividades de refuerzo con el fin de fortalecer sus logros. Las actividades de refuerzo son aquellas que contribuyen a fortalecer los logros ya alcanzados por los estudiantes.

k) Mientras los estudiantes con dificultades desarrollan actividades de superación y quienes han alcanzado los logros con nivel básico realizan actividades de refuerzo, los estudiantes con nivel de desempeño alto y superior realizan actividades de profundización. Las actividades de profundización tienen como propósito mejorar la comprensión sobre los temas o problemas para que los estudiantes aventajados alcancen nuevos logros o mejoren el nivel de logro dentro de los objetivos previstos[2].

l) Después de agotar durante el periodo todos los recursos expuestos anteriormente, para que el estudiante supere sus debilidades, y ya entregadas las notas definitivas a la secretaría, el educando no cuenta con ninguna posibilidad de superar los logros pendientes y deberá esperar la nota definitiva que se entrega al finalizar el año escolar.

m) Después de agotar durante el periodo todos los recursos expuestos anteriormente, para que el estudiante supere sus debilidades y no observar un avance mínimamente significativo en el estudiante, el docente, si así lo considera, puede remitir al educando al docente auxiliar del aula de apoyo quien realizará el proceso correspondiente para determinar la existencia o no de dificultades de aprendizaje.

n) El estudiante, durante las actividades de final de año, podrá solicitar al comité de evaluación del aprendizaje, seguimiento académico y promoción escolar que se le asigne un segundo calificador, argumentando las razones por las cuales se considera mal valorado. El comité está en el deber de asignárselo teniendo presente que dicho calificador debe tener conocimientos sobre la disciplina que se piensa evaluar.



[1] Cfr.: MONTENEGRO Aldana, Ignacio Abdón. Cómo evaluar el aprendizaje escolar: Orientaciones para la aplicación del decreto 1290 de 2009. Bogotá: Editorial Magisterio. 2009. p. 118

[2] Los incisos i, J, k; están fundamentados desde las propuestas realizadas por el Dr. Ignacio Abdón Montenegro. Cfr. Ibid., p. 119-120

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Ánimo! deja aquí tu comentario.